Todos apostaban que Mateo se adelantaría y yo siempre pensé lo mismo. El parto era para el 24 de enero, el cual paso y Mateo ni sus luces. Vivimos en Monterrey y como decidimos tener a Mateo en San Diego, yo ya estaba desesperada porque llevaba un mes en San Diego esperando su llegada, por mi, que ya naciera para poder irme a e Tijuana, en donde vive toda mi familia nuclear.

Mi esposo había llegado a San Diego desde el 18, así que mas que listos. Pasaban las semanas y mas ansiosos por la llegada de Mateo, la 40, 41 y naaadaaaaa. Para entretenernos y desesterarnos un poco en esos días fuimos a la playa, alguna que otra vez a una biblioteca,  rentamos películas, fuimos al cine, a “malls” a caminar, “downtown”, a cenar y claro al que se convirtió en nuestro lugar favorito “Panera Bread” a comer o solo por un te de “blueberry” que mi esposo simplemente ¡le fascino! 

¡No podía ser de otra forma! Semana 41.4 viendo el box que tanto me encanta… era la pelea de Jackie Nava, entre grito y emoción mi Mateo se animo, al poco tiempo de haber terminado la pelea se rompió la fuente y córrele al hospital. Llegamos a las 11 pm,  y al poco tiempo mis papás junto con las contracciones que no se hicieron esperar, una y luego la otra, así hasta llegar a los 5 cms. en donde me pusieron la epidural ¡wow! ¡una maravilla! Ya no sentía absolutamente NADA :) Después de ponerme la epidural hasta me maquille ja ! Según yo muy lista par a las fotos, que ilusa!  Pues después de 15 hrs de parto no hay maquillaje que aguante. Todo iba excelente para parto natural pero mi gordito venia muy grande y no cupo por el canal de parto, así que terminamos en cesárea. 

Según  mi marido,  traía vueltos locos a todos en la sala de parto porque con el nervio y la aplicación de la anestesia no me paraba el pico, que al anestesiólogo le hablaba en español, luego en Ingles y puras tontadas hasta que le tuvieron que pedir a mi marido que hablara conmigo para entretenerme y bajar un poco tanta ansiedad. De pronto, solo escuche.. ¡ya nació! en mi mente pensaba “a la fregada en que momento”. Mateo nació de 4kgs y midió 54 cms.

Tenia un hijo hermoso y sano, era lo importante. El medio lo tuve que asimilar con los días y hacerme a la idea poco a poco de que no había otra forma, si no que la cesárea era la indicada para mi y Mateo en ese momento. Media ondeada todavía por la anestesia lo pegan a mi pecho y por fin nos conocemos, aun recuerdo sus ojitos y carita hermosa de aquel momento, una gran paz invadían el instante en que se creaba una gran conexión entre nosotros. Después de unos minutos como instinto, comenzó a moverse como gusanito hasta que encontró aquello que quería y solo su mamá podía darle, alimento. Desde ese momento entendí, que tenia a un ser que dependía enteramente de mi, de mis cuidados y mi amor. 

Escrito por Paola Celis Sánchez — November 06, 2013

Comentarios

Kenia :

Me encanto leer tu anecdota Paola! Yo apenas estoy en mi semana 34 pero tengo unas ganas inmensas de que mi beba nazca ya!
Me hubiera encantado que naciera en San Diego, puesto que alla vivia con mi esposo pero pues por cuestiones complicadas yo me tuve que regresar aca a Tamaulipas, Mexico ( mi estado natal) y pues el se tuvo que quedar alla por el trabajo… YA quiero que llegue… Ojala y mi VAlentina no se adelante.

Saludos y Bendiciones a tu familia.

December 30 2013 at 08:12 PM

Deja tus Comentarios

  Recibe nuestras promociones
  Comercial
  Contáctanos

01.800.BB2GO(22246).66
contacto@bebe2go.com
Lunes - Viernes 9:00am - 7:00pm