Bebé a las 37 semanas de embarazoHola de nuevo, les saludo con cariño y en esta ocasión, en vez de un artículo como las entradas pasadas, ahora este escrito será más en tono de blog.

Les cuento que me encuentro entrando en la semana 37 de mi embarazo. Mi mente estaba programada para una cesárea en la semana 39 pero como todos sabemos, ningún embarazo es igual a otro. En mi primer embarazo hasta las semana 41.5, mi bebe decidió que era hora para nacer y para entonces era un gordito de 4 kgs. y es por esto que un parto natural no fue posible. Como les comentaba, con este embarazo las cosas son muy distintas, ahora Emilia quiere conocer a su hermanito y papás varias semanas antes de siquiera cumplir las cuarenta semanas.

En la semana 35 en mi visita con el doctor, ya me encontraba dilatada 4cms., el cérvix listo y la bebé muy abajo. El doctor se sorprendió y me recomendó estar en reposo.  Ya pasadas dos semanas y en mis chequeos es inminente que el parto de mi bebé se aproxima y está lista para salir y pronto estaré corriendo al hospital.  

Me tomó inesperadamente la noticia, pues no pensé que fuera tan pronto. Como es mi segundo bebé, me encontraba tan relajada y confiada, que ni ropita ni nada le tenía a la gordita, lo pensaba dejar para unas semanas antes de su llegada (cosa que con mi primer hijo fue muy diferente, a los 5 meses ya había pasado el “baby shower”, tenía todo, etc.)  Me puse a llorar en ese momento, me agobié, pensaba en mi otro hijo y quien lo iba a cuidar mientras yo reposaba etc, se me nublo todo. Poco a poco me calmé y me puse en manos de Dios, tome acciones: cancele mi “baby shower” que era esa semana y organice junto con mi esposo, la dinámica de la semana, casa, mi otro hijo, etc.

Lo que me motiva es saber que puedo intentar un parto natural, pues por las semanas y el peso de mis bebés muy probable se pueda realizar, aún cuando he tenido una cesárea año y tres meses antes. Las semanas han pasado y sigo esperando la llegada de Emilia, me encuentro mucho más confiada, lista, tranquila y menos ansiosa, creo que en parte es porque ya sé que esperar, pues es mi segundo parto, y aunque el otro fue cesárea, puede experimentar la labor de parto por completo. Claro que hay un sentimiento de nervio porque todo vaya a salir bien con la bebé, pero creo que es normal y he escuchado que con todos los partos, sea el primero o el último, se tiene siempre un cierto miedo.

En este tiempo, he aprendido muchas cosas, entre ellas a respetar los tiempos de Dios, de nuestros bebés y nuestro cuerpo, por segunda ocasión que la fecha de parto es sólo ¡UN ESTIMADO! por más que uno quiera apresurar o adelantar las cosas, así no es como funciona. He entendido que con cada parto hay lecciones que como mamás aprendemos y nos vuelven más pacientes, confiadas, seguras y mucho más fuertes con cada experiencia de convertirnos en mamás.

¡Dulce espera a todas las mamás embarazadas y una dosis de paciencia para mí!

¡Hasta la próxima!

Lic. Paola Celis S. 

Escrito por Paola Celis Sánchez — June 11, 2013

Comentarios

lety:

Si todos los embarazos son diferentes a mi m pasa lo mismo pero en mi caso mi primera hija fue parto natural mientras q este esta programado a cesarea po una amenaza de aborto justo antes de cumplir 3meses pero gracias a dios no paso nada y ahora me encuentro preparada para lo q venga

June 11 2013 at 08:06 PM

Deja tus Comentarios

  Recibe nuestras promociones
  Comercial
  Contáctanos

01.800.BB2GO(22246).66
contacto@bebe2go.com
Lunes - Viernes 9:00am - 7:00pm