Desde que mi bebe nació el pasado 4 de septiembre del 2012, algo de lo que más he disfrutado es dar pecho. ¡Me encanta!

Cuando nació el pediatra, en lugar de llevarlo a revisar a otro lado, inmediatamente lo puso sobre mi. Al instante yo lo acerqué a mi y comenzó a succionar. ¡No lo podía creer! Todavía no tenía ni siquiera horas de nacido y ya estábamos unidos de esa manera.

En el hospital las enfermeras me ayudaron mucho con tips para lograr que succionara bien y comiera lo mejor posible. Aprendí que la clave es ser muy paciente y no darse por vencida.

Pronto, mi pequeño bebé y yo aprendimos juntos lo que es la lactancia. Esos momentos compartidos juntos me han servido mucho para el famoso “bonding”. Disfruto muchísimo de tener ese contacto físico, y ratos a solas que sólo podemos compartir él y yo.

Cuando llegamos a la casa me di cuenta del compromiso que es dar pecho y entendí al instante porque algunas mamás no logran durar más de algunas semanas dando leche.

Por las noches empezó la loquera de las desveladas. No dormí absolutamente nada los primeros días. Sentí que apenas ponía la cabeza sobre la almohada y ya era hora de volverme a despertar a darle. Agotador. En el día lograba dormir algunas siestas cuando él también dormía.

Después comenzamos a hacerle los horarios. Mi bebé estaba a libre demanda, pero tratamos de hacerle un horario para que comiera cada dos a tres horas y así yo también poder organizarme.

Ahorita la meta está creciendo cada día gracias a la lactancia. Me gustaría darle pecho durante el más tiempo posible, pero bueno, todo depende de qué tanto aguantemos él y yo. Por lo pronto lo estoy disfrutando y viviendo cada día al máximo. 

Escrito por Celina Canales — October 01, 2012

Deja tus Comentarios

  Recibe nuestras promociones
  Comercial
  Contáctanos

01.800.BB2GO(22246).66
contacto@bebe2go.com
Lunes - Viernes 9:00am - 7:00pm