Las vacaciones están a la vuelta de la esquina y es mejor estar preparados para recibirlas como se merecen: con sol, arena, mar y la sonrisa de nuestro pequeño de por medio.

Para el bebé, el primer viaje con mamá y papá representa la oportunidad de descubrir nuevas sensaciones, sabores, olores y colores, así que es importante compartir con ellos esas pequeñas cosas que los hacen felices. Estos días en familia el bebé disfrutará en grande, y ustedes se relajarán disfrutando de las horas y horas que tienen para estar con su pequeño, así que toma en cuenta estas recomendaciones para que el bebé disfrute de las vacaciones sin riesgos.

Horario limitado para el bebé en la playa

Si tu bebé es menor de seis meses no debería pisar la playa porque no se les puede exponer nunca al sol directo. Si tiene más de 6 meses puedes bajarlo a la playa, pero dentro de un horario limitado. Por ejemplo, de 9 a 10 y media de la mañana y, por la tarde, a partir de las 17:00 horas. De esta manera te asegurarás de protegerlo de los rayos de sol más dañinos y peligrosos. A primera hora de la mañana y a la última de la tarde disfrutará del mojar sus pies en el mar y de sentir el suave tacto de la arena.

Los niños pequeños disfrutan mucho jugando con la arena, pero procura que estén en todo momento bajo una sombrilla, la arena también refleja las radiaciones. Por esta razón, mantén a tu hijo siempre protegido contra la radiación UV, con bloqueadores solares y con ropa etiquetada con UPF, incluyendo lentes de sol para proteger sus ojitos y su gorrito. No le pierdas de vista por si se lleva algo a la boca. Si tu hijo ha jugado por la mañana en la playa, deja que haga una siesta antes o después de almorzar. Por la tarde, puedes eligir un paseo en lugar de volver a la playa.

Mantenlo fresco e hidratado

El calor hace que tu hijo requiera una mayor cantidad de líquidos. Los bebés son más vulnerables a la deshidratación que los adultos dado que la proporción de agua en su cuerpo es mayor y su equilibrio más débil. Una excesiva pérdida de líquidos puede tener graves consecuencias para su organismo, es por ello que hay que tener especial precaución en verano.

Mantenlo bien hidratado, dándole un biberón templado o a temperatura ambiente, pero no frío, ni recién sacado del refrigerador, los pequeños de pecho no necesitan un aporte extra de agua, están perfectamente hidratados, aunque a veces hay que aumentar la frecuencia de las tomas. Usa biberones, vasos entrenadores o botellas de acero inoxidable, como las de Kid Basix para evitar los químicos dañinos del plástico liberados por el calor. A los bebes que están en periodo de ablactación podrías ofrecerle alimentos frescos, como por ejemplo las refrescantes frutas de verano.

Picadura de Moscos o Insectos

Es común que en la playa o en los paseos al atardecer sufran de picaduras de mosquitos, por tal motivo te sugiero que cubras a tu hijo con algún pantalón y manga larga de colores claros y transpirables que son algo más ligeros y cubren todo el cuerpo para protegerlo de las picaduras. En la cuna una mosquitera adaptable te puede ayudar a mantener a raya a los insectos. No se recomienda el uso de repelentes en niños pequeños, pero si deseas usar alguno y es mayor de 6 meses busca uno natural y ecológico, a base de aceites esenciales que no dañen la piel ni al medio ambiente, como el repelente de mosquitos para bebé de Fly Out que es Eco-friendly, yo prefiero hacer el mío a base de productos orgánicos y naturales.

En caso de que la picadura sea de algún insecto ponzoñoso, como alguna araña, alacrán o algo similar, es importante que se lo comuniques inmediatamente a tu pediatra.

Evita intoxicaciones alimentarias

En el verano aumentan las posibilidades de sufrir una intoxicación alimentaria pues las bacterias proliferan con el calor. Cuida que los alimentos no pierdan la cadena de frío y extrema las precauciones en el transporte y almacenaje de la comida del bebé. No es conveniente llevar el alimento del bebé a la playa o la alberca si no es en una conservadora de frío. Hay que aumentar las medidas de higiene a la hora de prepararlos, así como escoger alimentos siempre frescos y lavarlos muy bien. Te recomiendo evitar cargar los alimentos del bebé en tu bolsa de playa o pañalera, mejor usa una bolsa aislante libre de ftalatos y de plomo, para esto me gustan las loncheras de 3 Sprouts y coloca tus alimentos en tarros térmicos de acero inoxidable como los de Skip Hop, que mantienen las porciones de comida caliente o fría.

Extrema las precauciones

Siempre que hay agua y niños, toda precaución es poca. Así que extrema las precauciones de seguridad en la alberca y en el mar. El bebé no debe quedar sin vigilancia ni por un segundo, ya sea en la alberca, en la playa, bajo la sombrilla o con su juguete inflable, considera que es un riesgo alto que no querrás correr. Tampoco dejes que le entre agua a sus oídos, pues pudiera causarle alguna infección y dolor importante, ni dejes que beba agua del mar o de la alberca, ya que le puede originar una infección intestinal. Evita que le entre agua a los ojos, el cloro de la alberca puede irritarlos.

Recuerda disfrutar del  bebé,  las prisas y compromisos de la vida diaria descienden en las vacaciones, aprovecha de pleno las condiciones del verano para pasar tiempo de calidad con tus hijos.

Escrito por Norma Arroyo — June 10, 2015

Deja tus Comentarios

  Recibe nuestras promociones
  Comercial
  Contáctanos

01.800.BB2GO(22246).66
contacto@bebe2go.com
Lunes - Viernes 9:00am - 7:00pm