En esta ocasión les comparto el por qué, es una falla formativa y nutricional el recompensar con dulces a un niño. Desgraciadamente es una práctica muy común,  existe en las escuelas, en las prácticas deportivas y hasta con el pediatra. Afortunadamente en mis charlas con padres es un tema que despierta cada vez más interés.

1. El azúcar es algo que no necesitan los niños, ni nadie. El azúcar no contiene nutrientes y tiene efectos químicos y hormonales en la salud. Cuando ingerimos azúcar en la sangre se liberan hormonas: algunas asociadas al bienestar como al dopamina y también la insulina que es la encargada de bajar los niveles de azúcar en sangre, y a la vez almacenar grasa en el cuerpo.

La primer hormona contribuye a que el azúcar se vuelva adictiva y la segunda a almacenar mayor cantidad de grasa en el organismo, a tener mayor probabilidad de padecer obesidad y diabetes, entre otras enfermedades. El azúcar no es la mejor fuente de energía, es lo menos nutritivo y tiene un efecto corto y pasajero. Es mejor consumir fruta con todo y su fibra, jarabe de maple 100% puro, así como carbohidratos saludables (tortilla de maíz, pan de grano entero, avena, quinoa)

2. El consumo de golosinas quitan espacio y el gusto para que un niño consuma alimentos saludables

El paladar de los niños está condicionado, pues desde que son bebés están acostumbrados a consumir grandes cantidades de azúcar (galletitas, jugos, yogures). Los niños dejan de apreciar el sabor de las frutas, por ejemplo.

Por cada golosina que el niño coma, dejará de consumir alimentos realmente nutritivos.

3. La recompensa debiera enfocarse menos a alimentos y cosas materiales y más a sensaciones como el afecto, la compañía, actividades placenteras, etc.

Es muy común en edad adulta compensar carencias por medio de alimento, cuando en edades tempranas el alimento fue recompensa.

 Se trata de tomar consciencia. Por una golosina nadie se muere, es cierto, pero por grandes cantidades de azúcar hay el doble de probabilidades de sufrir enfermedades cardíacas,  obesidad y diabetes en edades adultas.

El azúcar está en todos lados, incluso en lo que no te imaginarías. ¿Sabes realmente cuánta azúcar consume tu hijo?.

 

Por América Fernández

Health Coach

Escrito por América Fernández — June 03, 2015

Deja tus Comentarios

  Recibe nuestras promociones
  Comercial
  Contáctanos

01.800.BB2GO(22246).66
contacto@bebe2go.com
Lunes - Viernes 9:00am - 7:00pm