Seguido atiendo a mamás que se quejan de que sus hijos sólo comen galletas, pastas, salchichas y comida "chatarra". No hay receta mágica, se trata de constancia y de ejemplo. A continuación te doy 10 tips para trabajarlos con ellos y lograr que coman de todo.

1. Nunca decirles que algo sabe feo, aunque a nosotros no nos guste.
Los niños nacen sin condicionamientos, y pueden crecer igual, si los enseñamos a ser abiertos y experimentar por ellos mismos sus propios gustos e intereses.

2. No asumir que algo no les gusta, aunque algún día lo hayan expresado.
Es muy común que los niños digan que algo no les gusta en la primera o segunda probada. Para poder decir que algo no nos gusta hay que probarlo al menos 10 veces. En algún momento no están listos para la textura de ciertos alimentos, o simplemente ese día no se les antojó cierto alimento. Cuando mi hijo me dice que no le gusta el jitomate, por ejemplo, yo le digo “sí, quizás hoy no estaba rico el jitomate, mañana probamos otro”.

3. No obligarlos a comer nada que no quieren. Se vale decir, pruébalo y si no te gusta lo dejas. Es importante intentar ofrecerles varias veces el mismo alimento, de la misma o de diferentes maneras.

4. No engañarlos. Enseñarles cada alimento por su nombre y su proceso de elaboración real (si es que lo preguntan).
Es muy común decirles que el pescado es pollo o que la carne es jamón, etc. A corto plazo resulta conveniente, para hacerlos probar diferentes cosas, pero a mediano plazo es una limitante alimenticia de sólo probar alimentos “conocidos” para ellos. Yo a mi hijo lo animo a probar cosas diferentes y cuando lo hace le digo que ya es más grande porque puede comer más cosas.

5. Que coman lo mismo que papá y mamá. Tanto en casa como en restaurantes.
Si no tienen muchas opciones, comerán de lo que hay. Siempre me han sorprendido los menús en los restaurantes, en su mayoría: Nugets, deditos empanizados de queso o pescado, hamburguesas, pizzas o hot dogs. ¿De verdad, los pequeños nacen creyendo que la comida de grandes es terrible y que la comida procesada es más rica? No lo creo.

6. Hacer atractiva visualmente la comida.
No se trata de armar con la comida obras de arte infantil, se trata más bien de hacer colorido el plato, de poner varias cosas en una misma comida para que tengan varias opciones a la hora de comer.

7. Ir con ellos al mercado, enseñarles los nombres de la comida.
“Mira esta verdura es muy rica, se puede poner en la sopa, o en el jugo. ¿Viste que forma tan chistosa tiene?”

8. Pedirles ayuda para cocinar.
A ellos les encanta, y aunque esto nos signifique más tiempo y esfuerzo, es una buena manera de que ellos se sientan parte importante del proceso de elaboración. Probar lo que ellos prepararon despierta su curiosidad.

9. Hacerles el hábito de sentarse a la mesa con los adultos en casa y en restaurantes.
Es muy común, sobre todo en otros países, que los pequeños nunca se sientan a la mesa, todas las comidas que hacen son botanas en la sala, cuando están viendo la tele, cuando están jugando, etc. Un gran hábito es sentarse a la mesa, ayuda a poner atención a lo que se come y digerir de manera significativa la comida

10. Hacer la hora de la comida un momento de convivencia, para los pequeños.
Ponerles en la mesa su propio lugar, establecer una hora para que todos se sienten en la mesa, conversar. Enseñarlos a disfrutar la comida, a masticar, a pedir las cosas por favor.
Conoce mas detalles y recetas para una alimentación sana haciendo clic aquí: www.facebook.com/alimentoconsentido

Escrito por América Fernández — April 09, 2015

Deja tus Comentarios

  Recibe nuestras promociones
  Comercial
  Contáctanos

01.800.BB2GO(22246).66
contacto@bebe2go.com
Lunes - Viernes 9:00am - 7:00pm