¿Soy sólo yo? O para ti también es momento de celebración la salida de ese dientecito coquetón que vuelve su sonrisa aún más hermosa, ¡cómo sí eso fuera posible!

Los dientes empiezan a salir entre los 4 y 7 meses de edad. Sin embargo hay niños que les sale desde antes o como paso con los míos, a los que les salieron los primeros dientes después del primer año de edad. Esto es una característica hereditaria y no significa que algo ande mal.

En general los incisivos centrales inferiores suelen ser los primeros en salir, seguidos, entre cuatro y ocho semanas después, de los cuatro incisivos superiores (centrales y laterales) y, aproximadamente un mes después, los otros dos incisivos inferiores. A continuación suelen salir los primeros molares, seguidos de los caninos y colmillos, para el segundo cumpleaños los últimos en aparecer son los segundos molares y cuando tu pequeño cumpla 3 años, deberá tener el juego completo de 20 dientes de leche, los que no se caen hasta que están listos para salir los dientes permanentes, esto sucede hacia los 6 años.

Pero no todo es viento en popa, sobre todo cuando sufre de las molestias de la salida de estos montículos en terreno tierno y fresco. La salida de los dientes ocasionalmente provoca irritabilidad, llanto, fiebre baja (no más de 38.3°C), babeo excesivo, poco apetito y ganas de morder cosas duras, ciertas afecciones como diarrea y fiebre no están del todo relacionadas a la dentición y simplemente es una coincidencia que se presenten al mismo tiempo que empiezan a salir los dientes. Sin embargo hay algunos expertos que consideran que la dentición podría provocar diarrea y rozadura de pañal por el exceso de saliva que se produce durante este proceso. Cualquier síntoma o duda es mejor que consultes al pediatra.

Para aplacar el malestar del bebé, intenta frotarle o masajearle suavemente las encías con los dedos, darle algo para masticar como una mordedera, las de múltiples texturas son muy prácticas ya que tu bebé puede escoger la superficie que prefiere en ese momento, Nûby tiene muchas opciones,  mis bebés encontraron a mi Sophie, sí, es una mordedera que mi madre guardó desde que yo era bebé, y que les encantó sobre todo a mi pequeño que ha decidido encontrar ese ruidito que hace cuando la muerde, o puedes ocupar un paño húmedo y fresco. También suele ayudarlo comer alimento fríos o duros como un yogurt o una galleta. Pero si nada de esto parece funcionar, quizás el pediatra pueda recetarte algo para aliviar el dolor y la inflamación.

Si tu bebé desarrolla sarpullido en su carita debido al exceso de saliva, límpiala con una toallita suave de algodón, pero no la frotes. También puedes untarle un poquito de cremita extra en su barbilla antes de su siesta o de que se duerma por la noche, yo le pongo crema de Caléndula de Aleva Naturals, de esa manera evito que la irritación empeore.

Recuerda incluir la limpieza oral de tu pequeño incluso cuando no tenga dientes, es una actividad que más adelante se convertirá en un hábito.

 

Notitas:

  • Lleva a tu bebé a su primera visita dental cuanto antes, nada mejor para que el doctor te explique sus cuidados y expectativas dentales, además tu bebé se ira familiarizando con estas visitas.
  • Limpia sus encías sin dientes al final del día.

Escrito por Norma Arroyo — February 18, 2015

Deja tus Comentarios

  Recibe nuestras promociones
  Comercial
  Contáctanos

01.800.BB2GO(22246).66
contacto@bebe2go.com
Lunes - Viernes 9:00am - 7:00pm