Qué canciones son ideales para ponerles a los bebés, qué efectos tienen, que si los hacen más inteligentes… Todos estos temas surgen al momento de querer entender cómo la música tiene efectos en nuestros niños y qué podemos hacer para aprovecharlos al máximo. La realidad es que la relación que los bebés tengan con la música depende en gran medida de los padres y de qué medios se utilicen para escucharla.

Actualmente existen muchos más medios a nuestro alcance para que los bebés puedan disfrutar de la música, desde estéreos, hasta el ipod, en el auto y más recientemente, en juguetes interactivos. Si bien es cierto que los bebés disfrutan de la repetición, es el tipo de actividad que se realice acompañado de música lo que va a influir más en su efecto.

Un artículo publicado en el journal “Early Childhood Today”, escrito por la doctora Alice Honig, habla acerca de cómo comunicarse con bebés a través de la música. La doctora Honig argumenta que uno de los usos más comunes de la música es para calmar a los bebés, y que la repetición de canciones lentas y con una narrativa breve ayuda a relajarlos. Otra de las aplicaciones de la música es al momento de cantar con bebés, ya que a través de la repetición, les permitirá desarrollar su habilidad de poner palabras juntas y formar oraciones, lo cual ayudará posteriormente a su capacidad de concentración.

Considerando los beneficios de las canciones de cuna, el Australian Noursing Journal publicó un estudio en el que comprobó los efectos positivos de éstas, al comparar 40 bebés separados en 3 grupos: el primer grupo se encontraba en la unidad de cuidados neonatales recibiendo terapia musical, el segundo también en cuidados intensivos pero sin recibir dicha terapia, y el tercer grupo lo conformaban bebés saludables que estaban siendo cuidados en casa. La terapia musical consistía en 12 sesiones en donde a los bebés se les cantó por periodos de 15 a 30 minutos. Al término del estudio, los bebés que recibieron terapia musical obtuvieron mejores evaluaciones en su comportamiento, usando criterios tales como desarrollo motriz, irritabilidad y respuestas a estímulos.

Otro estudio con niños menores de dos años encontró que también el medio a través del cual se presenten los estímulos musicales juega un papel importante. En entrevista con madres de familia, trató de encontrar cuáles eran las principales actividades desarrolladas en casa que involucraran música. De manera sorpresiva encontró que cada vez es menos frecuente que las madres sean quienes les cantan a sus hijos, y se apoyan más de elementos como estéreos y juguetes didácticos. De las entrevistadas, casi el 60% incluyen algún tipo de música al momento de acostar a sus bebés. La autora concluye que actualmente hay una gran variedad de medios disponibles donde la música se entrelaza con imágenes, animaciones, texto, palabras o efectos de sonido, y todas contribuyen de diferentes maneras en las nuevas generaciones a incrementar su entendimiento y apreciación musical.

Tomando en cuenta este tipo de estudios, podemos estar seguros que nuestros bebés se verán realmente beneficiados de contar con música en su ambiente diario. Además lo demuestran, y cada vez que nos tomamos el tiempo de observarlos podemos notarlo. No importa el tipo de música que escuchen, lo importante es que les transmitamos que la pueden disfrutar. En lo personal trato de mantener un balance razonable entre “música para bebés” y “música de adultos”. Mi alternativa favorita son los cd’s de Rockabye Baby, con el equilibrio perfecto entre la música que yo disfruto y los tonos que mi bebé puede disfrutar y relajarse. Adicionalmente, las canciones conocidas como “lullabies” (canciones de cuna) también son perfectas para propiciar un ambiente de relajación; al final, lo que es verdaderamente importante es disfrutarlo juntos. 

Escrito por Isabel Morteo — June 25, 2014

Deja tus Comentarios

  Recibe nuestras promociones
  Comercial
  Contáctanos

01.800.BB2GO(22246).66
contacto@bebe2go.com
Lunes - Viernes 9:00am - 7:00pm