Cuando llegan las vacaciones de Semana Santa lo primero que viene a mi mente es mi hermana Gaby color camarón desde la primera noche en la playa; es una imagen que no puedo recordar sin decir “auch” y encoger los hombros. Los días que le seguían eran dolorosos para ella y mamá; y esto se repetía cada año. Gracias a Dios no pasó de ser quemaduras en primer grado y no daños más severos que puede provocar el sol.

De nada servían las playeras de papá sobre ella o a mamá aplicándole bloqueador cada que se acordaba. Ella se exponía al sol desde el amanecer hasta el anochecer, entraba y salía del mar y de la alberca, jugaba con la arena, recolectaba conchitas, corría en busca de aventuras por todo el jardín del hotel, en fin, entiendo que era imposible tomar un minuto cada 2 horas para ¿aplicarle bloqueador? Bueno, ¿quién habrá pensado que es posible detener a un niño para aplicar a conciencia sobre todo su cuerpo esa viscosa y pegajosa crema?

Hoy más que nunca conocemos de los daños que pueden provocar la exposición al sol sin cuidados. La radiación UV es el componente peligroso de la luz solar. Los rayos UV pueden causar: quemaduras solares, envejecimiento prematuro y cáncer de piel, así como afecciones a nivel ocular.

La primera vez que fui con mi hijo al mar, recordé esas escenas y no quise pasar mis vacaciones atada a un kilo de jitomates, vinagre, cremas de aloe vera, medicamentos y todo el botiquín de primeros auxilios para evitarlo. Mi emoción llego cuando descubrí que la ropa es nuestra primera línea de defensa contra los rayos UV y con ello la  existencia de los trajes de baño, gorras y lentes con UPF. Al igual que los bloqueadores solares, hay un sistema de clasificación de ropa llamada factor de protección ultravioleta o UPF. El UPF indica la cantidad de radiación UV solar que se absorbe.

Existen tres maneras de protegerse contra la radiación UV: bloquearla, absorberla o reflejarla.

Los bloqueadores solares principalmente bloquean o absorben la radiación UV, pero la ropa etiquetada con UPF  puede protegerlo de las tres formas: La tela bloquea, el color absorbe o refleja y los tratamientos químicos especiales también absorben la radiación UV, y algunos incluso lo convierten en luz visible inofensiva. Por ejemplo los trajes de baño Carters cuentan con un UPF 50, es decir que la prenda usada protege sobre los sitios cubiertos por la misma un 97.5% contra la radiación UVA y UVB, de forma sostenida y por el tiempo de vida útil de la prenda que suele ser varios años.

Los lentes de sol con una etiqueta de verificación que bloquean 99-100 por ciento de toda la radiación UV también son esenciales. Con el tiempo, la radiación UV solar puede causar o contribuir a condiciones que van desde las cataratas y la degeneración macular de los melanomas oculares y otros cánceres de piel. De cinco a 10 por ciento de todos los cánceres de piel, de hecho, surgen en los párpados. A mí me encanta ver a mi bebé y a mi toddler con lentes de sol Babiators, son tan fashion y cute, que no paro de tomarles fotos con ellos.

Claro que no olvido ponerles bloqueador por aquello de la resolana, pero ya, éste es el menor de mis problemas.

En el camino también es importante cuidar su piel, si vas en carro usa cubiertas de sol en las ventanillas traseras para protegerlo, a mí me encantan las de Britax, probé todas las marcas hasta que di con ellas, son fáciles de usar, de quita y pon y además son portátiles. También uso la Stretch-to-Fit de Brica para las ventanas más grandes de mi suv, y las recomiendo si tus ventanas traseras no son de forma homogénea. Si usas la carriola coloca la red protectora de sol.

Notitas:

  • Usa protector solar todos los días, en la ciudad como en la playa.
  • Elige  un protector solar de amplio espectro que proteja contra los rayos UVA y UVB,  resistente al agua, y con un factor de protección solar (SPF) de 15 o superior en la ciudad y superior a 30 en la playa.
  • No existen los bloqueadores a prueba de agua o del sudor, sólo los resistentes al agua, busca los que mencionen el tiempo de duración, van de 40 minutos o 80 minutos.
  • Aplica la cantidad recomendada de manera uniforme en toda la piel al descubierto, sobre todo los labios, la nariz, las orejas, el cuello, las manos y los pies.
  • Usa una cantidad generosa de protector solar 15 a 30 minutos antes de salir al aire libre y recuerda volver a aplicarlo cada dos horas o más a menudo (cada hora) si estás nadando o sudando.
  • Rocía con cuidado. La FDA ha dicho que está estudiando los riesgos de la inhalación de los protectores solares en spray. Hasta que sepamos más, evita el uso de aerosoles en los niños, y no les rocíes directamente en la cara.
  • Mantén a los bebés menores de 6 meses de edad completamente cubiertos y en la sombra. Es muy importante proteger a los niños contra el sol porque conseguir una quemadura solar en la infancia aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de piel en la edad adulta de una persona.
  • Limita la exposición al sol, especialmente entre las 10 a.m. y 4:00 la tarde, cuando los rayos solares son más intensos.
  • Protege su piel con ropa, entre más piel se cubra mejor, busca la ropa que tenga la clasificación UPF y gafas de sol con protección UV.

Recuerda no minimizar los efectos dañinos del sol. 

Escrito por Norma Arroyo — April 16, 2014

Comentarios

Pam:

Yo vivo cerca de la playa, estás recomendaciones me son muy útiles!!

August 21 2014 at 12:08 PM

Deja tus Comentarios

  Recibe nuestras promociones
  Comercial
  Contáctanos

01.800.BB2GO(22246).66
contacto@bebe2go.com
Lunes - Viernes 9:00am - 7:00pm