Es fácil vincular la lactancia con el amor materno, y probablemente pensarás que el lactar a tu bebé no tenga que ver con la disciplina, es por eso que en este artículo me gustaría compartir contigo el porque la lactancia es algo que puede ayudar a establecer un buen vínculo de comunicación con tu hijo, y posteriormente en el proceso de disciplinarlo.

 

Esta primera idea la descubrí en un libro maravilloso escrito por la doctora y doctor Sears, ambos pediatras, esposos y padres de familia. Entre sus ideas, ellos comentan que entre mayor sea el apego y buena relación con nuestros hijos desde un principio, mucho más fácil será el proceso de educarlos y entenderlos a través de sus etapas y crecimiento, logrando así una disciplina positiva.

 

Lograr el comportamiento deseado en tu hijo requiere que lo conozcas bien, que lo hagas sentir bien y querido.  La lactancia por su parte, te ayuda a conocer a tu bebé, es una respuesta natural que lo hace sentirse bien y satisfecho de que sus necesidades están siendo cubiertas. Podemos decir que el lactar es un primer paso para tener una conexión especial y única con tu bebé, que posteriormente, ayudará como base para una buena disciplina.

 

Dar pecho es un ejercicio que constantemente te ayuda a leer las necesidades de tu hijo “baby-reading”. Parte de aprender a amamantar tiene que ver con leer las señales particulares de tu bebe, sus gestos, llantos y lenguaje corporal que te ayuda a identificar cuando necesita comer, cuando ya quedó satisfecho o cuando solo quiere quedarse al pecho para ser consolado. Aprender sobre las necesidades y estados de ánimo específicos de tu bebé, son una parte muy importante a la hora de querer disciplinarle.

 

Al principio, reaccionar a las necesidades de nuestros bebés es un proceso. En un principio nos podemos sentir confundidos, pero con el tiempo se vuelve más intuitivo. Se va formando un tipo de comunicación entre esa pequeña personita necesitada y el adulto quien esta en posición de cubrir sus necesidades, y es así como se va formando una cierta armonía y vínculo.

 

La lactancia estimula la producción de prolactina y oxitocina en el cuerpo de la mamá. Estas hormonas hacen que la madre se relaje y pueda producir leche así como formar más fácilmente el vinculo de amor entre ella y el hijo.  Estas hormonas ayudan a establecer las bases biológicas para formar la intuición materna. El Dr. Jesús Braham,  amigo y psiquiatra, opina que las madres que amamantan a sus hijos son capaces de empatizar con ellos de una forma especial .

 

Durante la lactancia, las necesidades del hijo están siendo cubiertas, el se siente bien, atendido. Todos estos sentimientos y seguridades hacen que el bebé confíe y genere respeto, se encuentra en un estado de bienestar que se traduce a buen comportamiento.

 

Es importante comentar que este vínculo del que hablamos no se da de forma automática en todos los bebés que son amamantados y tampoco es algo exclusivo de aquellos que los son. Aquellas madres que deciden alimentar a sus hijos por medio de botella o biberón, podrán hacer este vinculo pero requiere de un mayor esfuerzo por leer las necesidades de sus hijos, el factor hormonal del que hablábamos antes no se encuentra presente para facilitarle este proceso, y por ello, es importante que desarrolle esta sensibilidad cargando, mimando, abrazando a su hijos en posición de lactancia procurando ser aquella quien en su mayoría alimente al hijo.

 

La lactancia es un acto enteramente de amor, de entrega de la madre a su hijo, pues en muchas ocasiones cuesta esfuerzo, aprendizaje, tiempo y una actitud desinteresada para darle al hijo el mejor de los alimentos y de la persona que más le ama en este mundo. Es una entrega que ve mas allá de la comodidad y en nuestros tiempos de modas.

Escrito por Paola Celis Sánchez — March 26, 2014

Deja tus Comentarios

  Recibe nuestras promociones
  Comercial
  Contáctanos

01.800.BB2GO(22246).66
contacto@bebe2go.com
Lunes - Viernes 9:00am - 7:00pm